LIBRO: REVOLUCIÓN TERAPÉUTICA DE LAS PIRÁMIDES (En español)
Página anterior Puedes leerlo todo aquí o conseguir los impresos. Também se acha editado em Português

GEOBIOLOGÍA Y PIRÁMIDES

Creemos de fundamental importancia explicar brevemente algunas definiciones, a fin de que el Lector se familiarice con los conceptos adecuados a lo largo de este libro: Piramidología: Ciencia que estudia los efectos y aplicaciones de las pirámides. Puede considerarse como una especialidad de la geobiología, relacionada también a la biogeometría, pero con bastante independencia, porque marca pautas que parecen romper -por ahora- algunos conceptos de la geobiología en su actual estado de evolución científica.

No tiene relación alguna con métodos de adivinación ni ninguna cuestión esotérica o mística. Aunque en lo personal respeto profundamente esas cuestiones, como todo lo que tenga que ver con el desarrollo psíquico superior del Hombre. La piramidología, por otra parte, es una ciencia objetiva y los estudios se hacen basados en la física, las matemáticas y la biología.

GEOBIOLOGÍA: Ciencia que estudia la interrelación entre la Tierra y los seres vivos, incluyendo el magnetismo terrestre, sus variaciones y efectos sobre los seres vivos, sus corrientes, redes de distribución energética (Hartmann, Curry y otras de menor importancia), factores de resonancia (Schumann), y su aplicación permite desde localizar minerales y aguas subterráneas, hasta evitar enfermedades producidas por factores geopáticos o campos electromagnéticos de origen natural o artificial. Se considera como "Padre de la geobiología" al francés Antoine Bovis, quien llevó la rabdomancia y otras formas de trabajo con energías sutiles, a nivel científico. También es el moderno "Padre de la piramidología"; porque en 1927 descubrió el Efecto Piramidal. Desarrolló una tabla guía de unidades de "energía vital" a las que denominó Angstroms, basada en una antigua tabla de vibraciones, ya conocida desde tiempo inmemorial por las órdenes herméticas. Nosotros hemos perfeccionado esa tabla de Bovis llamada "Biómetro" y hay dos clases, para diversas utilidades. Pulse las imágenes para abrirlas en pestañas nuevas. Si desea mayor tamaño para imprimir, puede pedirlas por e-mail.


BIOGEOMETRÍA: Estudia los efectos físicos, suprafísicos y psicológicos de las formas, ya sea en plano o en volumen.

FENG SHUI: Se trata de una disciplina milenaria, con origen en la cultura china. Podríamos decir que es la más antigua forma de la geobiología, pero como veremos luego, con importantes variaciones en el tiempo, muchas de ellas inadecuadas.

Es preciso hacer una diferencia entre Feng Shui original y Feng Shui moderno, existiendo actualmente varias escuelas. Las diferencia son más de forma que de fondo, siendo éste la búsqueda de la armonía entre la estética, el paisaje, las energía telúricas y cósmicas, para lograr los efectos biológicos y espirituales más beneficiosos, evitando los nocivos.

RABDOMANCIA: Palabra que proviene del griego rhabdos o sea "vara" y manteia o sea "percepción", muchas veces interpretada y extendida al término "adivinación". Aunque puede decirse que lo mismo que radiestesia, difiere en algunas pautas y métodos. Radiestesia: Modernamente es llamada "radiónica", pero el fundamento es el mismo. Más que una ciencia es un conjunto de métodos con aplicaciones prácticas de la geobiología. Con ella se pueden transmitir como percibir datos que generalmente no son posibles de enviar o escanear con las tecnologías del mercado.

El instrumento principal es el propio operador, por eso nunca habrá acuerdo sobre los accesorios materiales. En la radiestesia inductiva se han hecho varios experimentos con pirámides, pero poco se ha avanzado, dada la complejidad de los experimentos que requieren mucho tiempo de ensayos y personas psíquicas entrenadas. Sin embargo, una de las funciones principales de la pirámide es mantener al operador con sus constantes cerebrales lo más estables posible y con mayor producción de ondas alfa. Para ello se usan pirámides similares a las de dormir y ese es uno de los efectos más notables en personas que tienen problemas de sueño. En poco tiempo dejan de depender de soporíferos químicos.

En el libro "La Tecnología Sagrada de las Pirámides" hemos dejado claros algunos conceptos bajo los cuales se deberían comprender las antiguas construcciones heredadas por los egipcios, mayas, aztecas, chinos, etc., y las aplicaciones que les dieron ellos, así como las que les dieron sus verdaderos constructores, anteriores -por milenios- a las civilizaciones históricamente conocidas. En este segundo libro queremos dejar claras las relaciones entre el Feng Shui, la geobiología y las Pirámides, puesto que éstas han sido, son y serán el exponente máximo de las ciencias geománticas. No exageramos al afirmar que las Pirámides son el APARATO GEOBIOLÓGICO más importante que existe. Y difícilmente pueda existir otro mayor, puesto que no sólo es producto en si misma, del más completo desarrollo científico al que puede acceder una civilización, sino que como tal, ha sido diseñada partiendo de la deducción de Formas y Leyes Naturales, inmanentes en todo organismo viviente.

La pirámide perfecta se corresponde -nada más y nada menos- que a la molécula de agua en su forma real, es decir de cinco monómeros o protomoléculas de H2O, ubicados de tal manera que forman una pirámide de 51º 51' de inclinación de sus caras. Aún existe un gran desconocimiento de todo lo relativo a las pirámides y sus usos, no sólo por parte del público en general, sino también en algunos medios dedicados a la geobiología y el Feng Shui, a pesar de existir equipos de investigación que llevan décadas trabajando en el tema y habiendo logrado éxitos rotundos en varios campos de aplicación.

Pero paulatinamente la piramidología se irá abriendo paso en nuestra sociedad, pese a los intereses opuestos. Estos han frenado su avance intencionadamente, tras haber efectuado en varias universidades (con subvenciones de laboratorios farmacológicos), estudios muy completos sobre piramidología. Como era de esperar del "espíritu del mercado", los resultados se hicieron secretos, porque las utilidades terapéuticas son inconvenientes para los enormes capitales de las multinacionales de la farmacopea, algunos de los cuales han estado a punto de volcarse hacia la inversión ultramoderna de la fabricación de pirámides.

Por otra parte, lo que llamamos humorística pero acertadamente "tiranía académica", es muy reacia a aceptar los nuevos descubrimientos, porque varios miles de profesores –y en especial unos 800 arqueólogos y antropólogos- se quedarían sin sus cátedras o sin los beneficios de ventas de sus libros al público y a sus "clientes cautivos" que son los alumnos. Algunos grupos de escépticos han llegado a hacer el colmo del ridículo, con experimentos para "demostrar que no funcionan". No hay nada más fácil que hacer eso, con éxito seguro. Basta desorientarlas algunos grados. Transmutar esa situación arraigada en lo económico es difícil, pero también inexorable. Ya son raras las personas instruidas y pensantes que aún creen el cuento de que las pirámides fueron grandes tumbas de faraones megalómanos, incluyendo a muchos que sólo sostienen sus intereses. Antoine Bovis, Erik von Däniken, J. Álvarez López, Georgio Piccardi, Max Thot, Ernst Guillaín, Marcel Vogel y muchos otros piramidólogos han hecho importantes investigaciones y éstas siguen siendo difundidas.

Los médicos de Cuba, con el Dr. Ulises Sosa Salinas como fundamental pionero, han revolucionado todos los conceptos de la medicina del mercado, especialmente con el uso de pirámides. Este ortopedista que me honra en compartir este trabajo, ha sentado cátedra entre sus colegas de varios países y demostrado durante varios lustros las propiedades terapéuticas de las pirámides. Durante un tiempo se le respondía que se trataba de un "efecto placebo", lo que ha quedado descartado por evidenciarse los efectos también en animales y plantas.

El Prof. en matemáticas Dr. José Álvarez López, el periodista mexicano Fernando Malkum, así como investigadores de la talla de Enrique De Vicente, como las cubanas Ing. Silvia Yraola y Lic. Julia Calzadilla, han desentrañado "misterios" arqueológicos, simbólicos y tecnológicos que se suman y confirman expectativas de los antes nombrados y a las investigaciones del Equipo Osiris. Haría falta todo un libro para mencionar sólo a los investigadores aficionados y profesionales que intervienen en esta revolución que no sólo incumbe a las pirámides.

La geobiología está creciendo y perfeccionándose en España gracias a los expertos Carlos Requejo, Raúl de la Rosa y Daniel Rubio entre otros, pero hay algunos centenares de geobiólogos en toda España y ya miles en Europa, de modo que el avance e imposición de esta ciencia (en realidad, el rescate de una de las ciencias más antiguas de la humanidad), es imparable. Uno de los objetivos de este libro, es convertir a miles de personas en depositarios de estos conocimientos que tarde o temprano deben volver a ser vox populi, deben volver a servir a la humanidad toda. Pero las pirámides se relacionan inextricablemente con la geobiología y el Feng Shui, como se podrá apreciar a lo largo de esta lectura, porque pueden resolver problemas en ambas disciplinas. Esperamos aportar nuestro grano de arena a la lucha que debemos encarar todas las personas con conciencia trascendente y Amor a la Humanidad.

En España nuestro mayor recomendado es Daniel Rubio y en Argentina es el investigador Gustavo Fernández, ambos muy comprometidos con la geobiología y el Feng Shui como científicos, pero con responsabilidad y Amor de sacerdócio.

 

¿PARA QUÉ SIRVEN ESTAS CIENCIAS?

La geobiología abarca un amplio campo de utilidades, cada vez más necesarias a causa de que el hombre tiene un alejamiento progresivo de la Naturaleza y ya no dispone como antes del contacto con ésta y sus medios sutiles de relación. Desde el momento en que su racionalidad comenzó a imperar sobre sus instintos biológicos, empezó a perder la capacidad de percibir la infinita gama de sensaciones y fenómenos sutiles (pero reales e importantes) que la Naturaleza ofrece.

Un agricultor que no sólo piensa en el rédito de la cosecha, sino que respeta y ama el entorno en que vive (esto ocurre mucho más que con el trabajador ciudadano o industrial), tiene muchas más posibilidades que un hombre de ciudad, de desarrollar sus percepciones, aunque por lo general su intelecto esté menos "nutrido" académicamente, lo cual -en contra de la creencia popular- suele representar una ventaja y no una carencia. Tiene la oportunidad de darse cuenta que las vacas, los caballos, los perros y los gatos, no siempre se echan para descansar en el lugar que el humano les asigna. Generalmente, si tienen un espacio adecuado disponible, dan algunas vueltas antes de echarse y esto no puede achacarse a que tengan problemas fisiológicos para hacerlo cuando quieran. Las vacas son algo menos cuidadosas con el sitio donde se echarán, pero en cambio, cuando se crían de modo extensivo, suelen dejar espacios del campo sin tocar. No comen los pastos de ciertos puntos, aunque estos no tengan en apariencia, ninguna diferencia con los demás.

El criador Aldo Romano, en Argentina, se dio cuenta de este fenómeno y llevó muestras a un bioquímico para hacer análisis comparativos, comprobando que los pastos dejados por las vacas no poseían iguales calidades, sufriendo carencia de algunos minerales y con una estructura celular menos regular en calidad y forma. En la mayoría de los campos con pastura calculada comprobó que las pasturas presentan una red de puntos que los animales dejan. A pesar de su irregularidad, mapeando y fotografiando los campos desde una avioneta, pudo sacar un promedio y definir unos círculos de 30 a 50 centímetros de diámetro, ubicados a dos metros unos de otros, formando una red. Los animales obligados a pastar la totalidad del campo (reduciendo la extensión a un mismo número de vacas), dejan para el último estos puntos, a los que acceden sólo por la imperiosa necesidad de alimentarse.

La geobiología no sólo es "útil y práctica", sino necesaria, pero dejaremos la cuestión para el apartado siguiente. Su utilidad principal consiste en que permite detectar los puntos donde los organismos son afectados por radiaciones magnéticas desvitalizantes. Estos puntos se llaman "geopatógenos", es decir que producen enfermedades o contribuyen a que se produzcan. Estas radiaciones son en su mayoría, producto de la actividad magnética del planeta, pero también se relacionan con fuerzas de origen cósmico, de las que a grosso modo, podemos hablar de dos fundamentales: Fuerzas solares y lunares. Vivir, dormir o permanecer mucho tiempo en determinados lugares, ya sea en casas o pisos de construcción horizontal, suele ocasionar enfermedades de diversa gravedad, a las cuales la medicina tradicional no encuentra explicación, o se le adjudica una etiología genética, alimentaria o psicológica. Un alto porcentaje de esas enfermedades, al margen de que exista o no una tendencia genética o conductual, se manifiestan por que la persona permanece durmiendo o trabajando sobre un punto geopático.

Un alto porcentaje de las enfermedades crónicas se deben a uno o varios factores geobiológicos concatenados, que pueden ser:
a) Mala orientación de la cama.
b) Permanencia prolongada sobre puntos geopatógenos.
c) Consumo de alimentos que permanecen en sitios geopatógenos antes de su ingesta.
d) Exposición del cuerpo o consumo de alimentos expuestos a corrientes electromagnéticas de determinadas características.
e) Utilización de aparatos que generan campos electromagnéticos no ionizantes (los iones de carga negativa (-) en general, son benéficos o innocuos, mientras que los de carga positiva (+) son siempre dañinos). Sobre este asunto, se hace necesaria una extensión, que el Lector puede ver en internet, en el trabajo de Jean Marie Van de Moortele, que resultará útil al Lector en la comprensión general de casi todos los fenómenos que tratamos en este libro. En un futuro muy cercano, los supermercados serán obligados a respetar pautas biológicas, dejando las zonas geopatógenas como espacio libre, para artículos no orgánicos, evitando poner sobre ellas las góndolas con alimentos.

Del mismo modo, en los hospitales se evitará (como ya se hace en Austria y Suiza) colocar sobre esos puntos las camas, marcándolos debidamente.

DOS CIENCIAS O UNA SOLA

Estamos asistiendo al inicio de una Nueva Edad para la Humanidad. La geobiología es tan "moderna" como el Feng Shui es antiquísimo. Estimo que ambas son en el fondo, una misma ciencia desarrollada desde diferentes puntos de vista. La geobiología se basa en técnicas modernas, mide vibraciones, conoce las leyes del magnetismo, mientras que el Feng Shui utiliza la experimentación empírica, las alegorías fantásticas y -como lo hará la geobiología en poco tiempo máspone remedio a casi todos los problemas producidos por factores geomagnéticos, fallas estéticas del paisaje, etc.. Pero en el fondo filológico, no veo entre geobiología y Feng Shui, más diferencias que las producidas por la época de inicio, el ámbito cultural y la opción de instrumental que posee la geobiología cuando la sensibilidad humana no es suficiente. En la utilidad práctica y aplicación del antiguo Feng Shui y la geobiología, no habría grandes diferencias, pero el Feng Shui actual ha sufrido una enorme cantidad de deformaciones, y ahí es donde las diferencias se hacen gigantescas.

En el Feng Shui han surgido deformaciones por interpretación errónea de las alegorías, pero más aún, merced al "espíritu del mercado", que tiende a corromper todo tarde o temprano. En Oriente aún se conserva con más fidelidad, pero se ha plagado de supersticiones y de factores místicos, por causa de los intereses religiosos, a los cuales han debido ajustarse los antiguos maestros y sus escuelas para no desaparecer ante los cambios político-religiosos que han sacudido a China durante milenios. En Occidente, lo que ha llegado desde China y Japón ha sido más distorsionado aún, existiendo diversas escuelas que sostienen hasta enemistades institucionales. Pero a la geobiología le corresponde el duro trabajo de rescatar del Feng Shui lo que sirve y "separar el trigo de la cizaña", así como continuar evolucionando dentro sus propios medios tecnológicos y conceptuales, sin perder su esencia "sensitiva", porque si la perdiese se convertiría en una "muleta tecnológica" más.

La siguiente imagen es del Puig Campana y serranía dependiente. Hacia la derecha de la foto, a unos cuatro kilómetros, se encuentra Benidorm, una de las ciudades con el mejor Feng Shui del mundo. (Click en la imagen para ver más grande). Puede apreciarse uno de los más bellos "dragones" del Feng Shui.

Un geobiólogo puede usar muy bien tecnologías avanzadas para confirmar sus percepciones respecto a un lugar, para medir y registrar variaciones, etc.. Pero es, ante todo, una persona que debe aprender a usar su instinto y su intuición. También es preciso considerar la gigantesca diferencia en cuanto al medio de desarrollo y aplicación de ambos enfoques de esta ciencia que en algunas épocas se llamó "Geomancia". Mientras que el Feng Shui surgió en un medio prácticamente rural, escasamente poblado y culturalmente homogéneo, la geobiología se enfrenta a retos mucho más difíciles: Tecnologías eléctricas, campos electromagnéticos artificiales, destrucciones del medio ambiente provocados por deforestación, desmantelamiento de montañas enteras convertidas en minas o canteras, aumentos demográficos insostenibles, emisión de toda clase de ondas nocivas por infinidad de aparatos, radiaciones nucleares y lumínicas patógenas en su mayoría, construcciones aberrantes desde todo punto de vista, telefonía móvil, dañina en el uso mismo y más dañina en cercanía de las antenas... Como si toda esta diferencia fuera poca, se enfrenta la geobiología a otros tres factores más duros de vencer:

a) Los intereses económicos de determinados grupos y/o particulares, a los que muchas veces no les conviene que se descubra que un lugar determinado es inhabitable por sus cualidades geopáticas. El ámbito comercial inmobiliario se muestra especialmente reacio a someter sus intereses a la eventualidad de que se descubran los terrenos o los inmuebles que no deberían ser habitados por nadie que desee preservar su salud. Pero hay muchos otros intereses tanto o más severos que los inmobiliarios. La geobiología es una forma de medicina preventiva y eventualmente correctiva, a partir de la modificación de estructuras magnéticas geopáticas (detalladas más adelante en el capítulo "Redes Magnéticas"). O sea que se encuentra en las mismas condiciones que muchas ramas científicas que tienen soluciones efectivas y económicas para la mayoría de las enfermedades, pero eso atenta contra uno de los mayores intereses económicos del sistema: El mercado de la enfermedad.

b) La descomposición cultural de las sociedades, cada vez más mediatizadas y desinteresadas por el conocimiento científico, que va quedando en círculos progresivamente más selectos pero a la vez con menos poder de comunicación. Entre estos factores tenemos la falsedad hartamente difundida y aún sostenida por la dictadura académica ortodoxa (connivente con los intereses económicos) sobre la construcción de las grandes pirámides como tumbas monumentales, pero así mismo, siendo imposible ya negar los efectos energéticos de las pirámides, aparecen falsos chamanes que asustan a la gente diciéndoles que producen demasiada energía, que eso sería peligroso, etc.. Sin embargo estos falsos gurúes o chamanes de ciudad no hablan sobre los daños que provocan la telefonía móvil, los hornos de microondas, las construcciones patógenas o las "camas fatales" de los hospitales (ubicadas sobre geopatías). La Revolución Piramidal que estamos llevando a cabo, precisa de la profunda comprensión de estos temas por parte de médicos y enfermeros, pero también de la gente que trabaja con medicinas alternativas en general.

c) Problemas institucionales y personales de los propios geobiólogos, que a veces se ocupan más en defender sus propias reputaciones que atender a la investigación que nos ocupa. Este problema es lógico en todo grupo social, pero es preciso tomar conciencia que existe un interés científico y de servicio social que ya cuenta con demasiados enemigos como para crearlos dentro de los círculos de investigación. No sería de extrañar, si las instituciones y grupos dedicados a estas disciplinas tuvieran posibilidad de inspeccionar curricularmente a sus asociados, que se hallaran entre ellos personajes expresamente destinados a disolver las asociaciones, crear conflictos personales y/o desvirtuar el contenido científico que debe aceptarse merced a la experimentación. En realidad, todo grupo infiltrado de esta manera está destinado a disolverse si no considera esta advertencia seriamente.

El modo de obrar para evitar este problema es simplemente la exclusión de todo individuo que cree conflictos personales. Si se le desoye y no se sigue su juego, se irá por si solo. Las escuelas herméticas, las esotéricas y las de Feng Shui de Oriente tienen métodos más efectivos y drásticos, pero en las actuales condiciones de la geobiología no es posible aplicarlos porque además de hallarse en proceso investigativo, precisa difundirse, comunicar sus avances, ofrecer sus aplicaciones, ampliar sus propios horizontes y mantener una buena imagen social. Puede parecer una actitud algo paranoica el pensar que ciertos intereses atenten contra una rama científica apenas considerada y poco conocida, sin embargo ha ocurrido infinidad de veces con esto como con la piramidología. La geobiología ya ha puesto fuertes raíces en algunos países como Austria y Suiza, donde un estudio geobiológico es legalmente obligatorio para poder construir. (Click en la imagen para agrandar)

Muchas voces airadas e interesadas espuriamente han protestado por estas medidas y ha habido legisladores y científicos heroicos, que han luchado y luchan para poder implantar normas geobiológicas que ponen a salvo la salud de mucha gente, pero molestan a los intereses de la industria farmacéutica. El Feng Shui no ha sido tan perseguido ni atacado directamente por parecer muy subjetivo, mezcla de supersticiones, misticismo y creencias, pero sus conocimientos han sufrido las distorsiones provocadas en la literatura, que ha hecho suficiente daño como para neutralizar sus efectos sobre los intereses económicos. Igual ocurre que existen muchas escuelas con demasiadas contradicciones entre sí como ser algo "creíble" desde la mira popular. Sería muy deseable que los expertos en Feng Shui lograran un criterio unificado para recuperar las antiguas enseñanzas chinas, así como toda la geometría sagrada implícita en las pagodas. Al igual que ocurre con las catedrales, las más antiguas son las más perfectas desde el punto de vista geobiológico, con lo que se hace evidente la involución de estas ciencias.

En cuanto a lo moderno sería de desear que la geobiología mantuviera, entre tanto, una saludable distancia a nivel institucional, así como un acercamiento intelectual para extraer del Feng Shui lo mucho que tiene que dar de si, una vez interpretadas con ojos modernos las alegorías y separadas las supersticiones y creencias sin fundamento. Como puede comprenderse, la responsabilidad histórica de la geobiología es enorme.

MEDICIONES GEOBIOLÓGICAS

Angstroms o "unidades de Bovis" es lo mismo. Se llama así a la forma ya universalmente aceptada en geobiología para medir cuantitativamente un nivel energético, al margen de los Hz (Hertzios) y otras modalidades vibratorias u oscilatorias... Pero ello no indica per se, todos los aspectos cualitativos. En estos párrafos sólo trataremos de situaciones en que la tasa vibratoria puede ser de riesgo por exceso, no por carencia, puesto que ya es bien sabido que por debajo de las 5.000 unidades de Bovis estamos en zona de riesgo severo y debajo de las 4.000 ningún organismo puede prosperar, salvo algunas bacterias patógenas y los virus y a los 2.000 Bovis todo muere porque los rayos Gamma destruyen todo sin resistencia. Algunos geobiólogos y expertos en Feng Shui tienen aún ciertos recelos respecto a las pirámides, por simple desconocimiento del tema piramidal, que ciertamente rompe con determinados conceptos más o menos establecidos en estas disciplinas.

Sin embargo, no es que en la pirámide se modifiquen las Leyes Naturales ni que dejen de valer los preciosos conocimientos que tanto la geobiología instrumentalista (o radiónica) como la rabdomántica (empírica y sensitiva) y el Feng Shui aportan a la evolución humana. Estos conocimientos deben integrarse en un todo más amplio y la energía piramidal debe ser comprendida en su verdadero potencial, con toda la prudencia necesaria, pero sin los miedos que normalmente surgen ante lo desconocido. Para ello van estas explicaciones sobre las características de la energía piramidal, en relación a la geobiología y el Feng Shui: La modalidad de medición energética más común en la geobiología sincrética (combinación de instrumental física con sensibilidad personal) es la tabla de Bovis -con las ampliaciones que han surgido últimamente y las que necesariamente deberán surgir en poco tiempo más-. Pero a pesar de la evolución que ésta ha tenido para lograr encuadrar medidas que superan las diez mil unidades de energía (en realidad, "unidades vibratorias" en un tipo de energía que escapa a los limitados aparatos de las muletas tecnológicas del mercado), hay factores por los cuales deberían clasificarse estas unidades -al margen de lo cuantitativo- con interesantes variantes cualitativas.

En realidad hablamos de energía en una de las modalidades orgónicas, pero sería muy largo extendernos en esta particularidad. No es lo mismo estar en un sitio con características puramente telúricas, natural o coadyuvado por monolitos semienterrados (como Stonehenge) a más de 10.000 Bovis, donde la elevación surge de la armonía entre las fuerzas telúricas y las solares con cierta interacción lunar, que estar con esa misma magnitud en una catedral, donde la corriente telúrica es forzada desde los subterráneos y/o líneas de agua para acrecentar la vibración terrenal, aprovechar más la interacción lunar y neutralizar las influencias solares.

En el caso de los sitios sagrados paganos se consigue una espiritualidad auténtica, merced a una calidad vibratoria producida por elementos cósmicos y telúricos en armonía, mientras que en las catedrales se estimula el sentimiento "místico", que en realidad corresponde al plano Astral (emocional, no espiritual), merced al aprovechamiento de fuerzas telúricas y lunares, en cuyas obras se incluye la creación de "nudos Hartmann artificiales" o la canalización de estos con un fin determinado. Es un gran error suponer sólo por la tasa vibratoria registrada, que ello determina la calidad geobiológica del lugar. Si bien es útil para determinar los puntos diferenciados que merecen ciertas precauciones y mayor estudio, han de tenerse en cuenta para este segundo paso, dos factores más:

a) Cuál es el factor causante de la diferencia y los elementos componentes -minerales y estructuras-, y b) Cuál es la resultante armónica de la actividad que determina la elevación vibratoria.

En el caso a) veremos que los sitios "paganos" y naturales que superan los 11.000 Bovis sólo pueden ser dañinos físicamente para ciertas personas (por lo general con psicopatías muy notables, de modo que hay un síntoma psicosomático, más que un verdadero daño), mientras que las catedrales y otros edificios de gran altura que pasan esa medida son dañinos casi para cualquier persona que permanezca más de dos horas en sus vórtices.

Tras un período de acostumbramiento en un sitio natural o correctamente equilibrado que supere los 11.000 a 15.000 Bovis, el cuerpo deja de sentir la diferencia pero la psiquis se siente agradablemente estimulada y libre, con mayor autoconciencia. Permanecer en los puntos principales de una catedral o una basílica con la misma tasa más de tres horas, lleva un estado depresivo que puede incluso somatizarse muy rápidamente en forma de tisis, cefaleas resistentes, delirios, etc., según la constitución psicológica y física del sujeto. Bien lo saben muchos sacerdotes que hay muchos sitios "que hay que dejar a Dios" porque el humano no los resiste.

EN LAS PIRÁMIDES, hay una diferencia enorme con los demás sitios porque muy diferente es el tipo de energía, aunque se alcancen iguales o mayores Angstroms o unidades de Bovis. Desde luego, los efectos biológicos y psíquicos son también diferentes por las siguientes razones:
1) ASPECTOS PSÍQUICOS: (aunque no suelen importar a algunos geobiólogos, deberían importarles más). En las pirámides hay un equilibrio perfecto entre las fuerzas telúricas y las solares, con un mínimo de interacción lunar. La psicología básica o animal (el inconsciente, para los freudianos) que es de tipo lunar, no pierde fuerza ni sus cualidades "instintivas", pero sí pierde el control compulsivo, dando lugar a que el super-yo (el Consciente o Yo-Superior en su parte Trascendente, para los Junguianos) se imponga sobre las fuerzas oscuras del inconsciente.
2) ASPECTOS FÍSICOS: Pero a diferencia de los sitios paganos o los naturales, en la pirámide los cuerpos orgánicos son afectados en cuanto a estructura molecular del agua por el efecto conocido como Simpatía Magnética de la Forma. Este poderoso efecto (bien conocido por los físicos que fabrican piedras preciosas artificiales) hace que las moléculas de agua adquieran su forma natural correcta de [5 (H2O)] haciéndose más solventes y menos oxidantes.

Ya se sabe (desde 1986) que la verdadera molécula de agua tiene forma de pirámide perfecta, con casi 52º de inclinación de sus caras:

2a) El Campo magnético piramidal aumenta su vibración respecto al telúrico, no por la caótica contraposición e interacción de las partículas de origen cósmico con las del campo telúrico (muy propio de las catedrales y en laboratorio, en los conos), sino que ambas comienzan, desde el momento mismo en que se emplaza correctamente la pirámide, a circular juntas conformando un campo más completo a nivel cuántico y acelerado en función de su "masa orgónica" producto de la presión del campo magnético telúrico localmente enfrentado a esta especie de "compuerta magnética".
Mientras que la Simpatía Magnética de la Forma actúa recomponiendo las estructuras moleculares del agua, este campo conjunto levemente acelerado barre los radicales libres y las protomoléculas de agua (H2O) incompletas que no se ajustan cuánticamente para formar parte de una molécula correcta (piramidal) de agua.

2b) A este conjunto de fenómenos (Armonía teluro-cósmica, Simpatía Magnética de la Forma y corrección molecular del agua, aceleración y coactividad de campo, eliminación de radicales libres y de protomoléculas oxidantes), debemos agregar el que quizá sea el mayor 92 causante del aumento de la tasa vibratoria: La acumulación de neutrinos en el interior de la pirámide, así como dentro de las moléculas de agua en los organismos tratados.

2c) Con lo que sí hay que tener especial precaución, es con la composición material de la pirámide, en la cual sólo podemos confiar cuando está construida con aluminio muy puro, madera, vidrios, silícicos en general, plásticos o carbón. Para uso de antipirámide se admiten otros materiales, pero se desaconsejan por sus riesgos, máxime cuando con los paramagnéticos mencionados se logran igual los resultados deseados.
No es raro que el público lego se asuste ante la idea de que dentro de su cuerpo ocurran estos cambios cuando se mete dentro de una pirámide, por más benéficos que sean. Me han manifestado ciertas personas que les aterroriza que tengan "un bombardeo de neutrinos", como si se tratara de las radiaciones de una bomba H. Se asustarían de verdad si supieran lo que ocurre cuando se les toma radiografías, o cuando ponen en marcha un microondas, o cuando usan un teléfono móvil...

Igual sucedía eso a fines del s.XVI, cuando los hermanos Janssen fabricaron el primer microscopio; hasta principios del s.XX la microscopía era muy desconocida, pero la mediática masificó este conocimientos y a mucha gente le aterrorizaba pensar en "los monstruos" que vivirían dentro de nuestro cuerpo, en esas diminutas dimensiones.

Es preciso tomar conciencia de que una de las causas fundamentales de nuestras enfermedades no psicosomáticas, desde el punto de vista de la física, es la carencia de neutrinos en la atmósfera, porque estos (los neutrinos), son los ladrillos básicos de la construcción atómica. Ejemplo: Un electrón está formado por más de un billón de subpartículas, de las cuales un 80 % son neutrinos en sus tres estadios, los cuales tienen -por Ley de Interacción (magnética, en este caso)- la propiedad de completar selectivamente a los electrones carentes. Algunos físicos cuánticos presentan a estas subpartículas como capaces de producir un electrón, pero eso equivale a que una supernova se convierta en una galaxia. La investigación de neutrinos en las pirámides permitieron hacer estudios más avanzados que los que se hacen ahora mismo -dos décadas después- en los laboratorios oficiales.

Por eso nuestros conocimientos sobre la actividad geobiológica de la pirámide y todas sus funciones nos permiten entender o deducir muchos aspectos causales de los fenómenos que ocurren en el universo cuántico. En el plano atómico de nuestro ADN, cuando se ve reforzado desde el plano subatómico con estos corpúsculos elementales, es mucho más estable y difícilmente mutable, aparte de que la floculación coloidal del citoplasma alarga la vida celular y la ausencia de radicales libres en la atmósfera piramidal reduce enormemente la oxidación del ADN y por lo tanto alarga la vida orgánica.

Aunque no conocemos ningún caso de cáncer tratado con pirámides (por lo que no tenemos ninguna posibilidad de ofrecer nada en este sentido), podemos decir que teóricamente, la posibilidad de contraer cáncer para alguien que duerma en una pirámide es muchísimo menor que para alguien que no tenga este refuerzo de neutrinos.
NOTA: Actualización Junio de 2012: Tenemos tres informes de cáncer tratado con éxito usando pirámides, con un testimonio filmado, pero consideramos que la muestra debe ampliarse al menos a cien casos y estudiarlos en su etiología, condiciones alimentarias y psíquicas de los pacientes, para tener un mínimo de seguridad al respecto.

También podemos aseverar que si viviésemos permanentemente en una atmósfera saturada de neutrinos, nuestra completitud cuántica en el ADN nos daría inmunidad casi ante cualquier enfermedad, en un futuro cercano quizá debamos incluir el cáncer. Algunos geobiólogos y los expertos en Feng Shui, que no pueden caer en esas limitaciones mentales tan extremas como el temor al bombardeo de partículas, conscientes de que nuestro cuerpo es traspasado por varios millones de subpartículas cada día, sin embargo temen a los efectos de la pirámide cuando sus biómetros les indican que superan los 11.000 o 16.000 Bovis, contra las siete u ocho mil unidades que registran en el entorno inmediato. Más grande es el susto cuando en un modelo "Hércules" (pirámide de aluminio de caras cerradas) registran por encima de los 20.000 Bovis...

Pero no es lo mismo permanecer en un punto geopatógeno (que puede tener cualquier tasa vibratoria), que dormir donde ésta tiene cualidades justamente opuestas a aquellos. Una pirámide estructural que alcanza entre 11.000 y 16.000 unidades de Bovis es perfectamente apta para que permanezca en ella cualquier persona durante todo el tiempo. Una pirámide más densa, que supere los 20.000 Bovis, requiere de un proceso de aclimatación orgánica mayor que el de una Piramicama, pero no por ello tiene que ser peligrosa. Con los materiales adecuados no hay riesgo alguno. No sólo se han logrado tratamientos extraordinarios contra el reuma en estas pirámides (y aún en otras de menor densidad que las Piramicamas normales), sino que se han observado recomposiciones óseas en problemas cervicales por desgaste mecánico, por pernoctación durante pocos años. Los casos -hay que confesarlo- son pocos aún, pero han roto con las terminantes estadísticas oficiales de "eso no se cura". Eso va indicando claramente que la parte geobiológica, vibracional y todo lo que conocemos en su aspecto causal físico de la pirámide, aún nos depara sorpresas extraordinarias en los meros hechos. Son muchos los factores de armonización que intervienen.

NOTA: Actualización Junio de 2012: Son ya varias decenas los casos de reumas completamente curados o en evidente proceso de curación. También son decenas los usuarios de pirámides modelo Hércules, algunos por razones terapéuticas pero otros con plena salud, por simple prevención y conocimiento de los beneficios.

(Actualización en web, Junio de 2012 )

 


Viaja a Egipto con nosotros